09/01/2022

Oportunidades para las fajas colombianas en nuevos mercados internacionales

El crecimiento de la exportación de fajas colombianas ha convertido al producto -y a la categoría de ropa de control- en uno de los bienes no tradicionales que más han impulsado las exportaciones del país. Conozca más acerca de las exportaciones de fajas colombianas, su posicionamiento en países como Estados Unidos o Emiratos Árabes y las nuevas oportunidades en mercados internacionales con gran potencial.

La demanda de fajas colombianas en mercados internacionales como Estados Unidos y Emiratos Árabes ha hecho que no solo las cifras de exportación del producto crezcan significativamente y, por ende, se abran nuevas oportunidades en diversos destinos, sino que, además, ha permitido que el producto contribuya, como parte de los bienes no minero energéticos, a que las exportaciones colombianas de dicho tipo hayan alcanzado cifras récord recientemente. Las fajas son un producto de exportación no tradicional y pertenecen a la categoría de ropa de control, en la cual Colombia es líder a nivel mundial.

LA ROPA DE CONTROL, UNA CATEGORÍA EN CRECIMIENTO

La industria de la moda en Colombia representa el 9,4% del PIB industrial. Los productos nacionales pertenecientes a la categoría de la ropa de control, la cual está compuesta por las fajas, la ropa interior moldeadora, las prendas postquirúrgicas o térmicas, entre otros productos, son cada vez más apetecidos en mercados internacionales con gran potencial gracias a factores como, por ejemplo, el diseño, la tecnología, la confección o la calidad de los insumos. Las exportaciones de fajas colombianas han aumentado un 18,2% en 2022, haciendo parte de los productos no tradicionales que aportaron a que las exportaciones de bienes no minero energéticos crecieran un 25,9% en el presente curso respecto al 2021, alcanzando los US$ 7.183 millones (el valor más alto para el primer cuatrimestre del año en los últimos 31 años). Uno de los factores que explican el crecimiento de la categoría es el enfoque de la producción, pues los actores pertenecientes al sector de la ropa de control están mayormente orientados hacia la exportación, con empresas líderes como Fajas María E y Ann Chery destinando entre el 70% y el 96% de su producción para los mercados extranjeros.

Por otra parte, el escenario post pandemia supuso una oportunidad para los empresarios del sector, pues además de servir para que fortalecieran su presencia digital -con casos de éxito como Fajas Canela, que reportó un crecimiento del 157% en sus ventas por canales digitales-, dicho contexto ayudó a que las ventas se dinamizaran especialmente en las líneas de reducción de medida, corrección de postura, cuidado postoperatorio y ejercicio en casa. Tal fue el impacto de la dinamización que las exportaciones de la categoría se duplicaron el curso pasado respecto a 2020, registrando US$ 35,8 millones, lo que demuestra la recuperación y el crecimiento sustancial de una categoría en la cual Colombia es líder regional y tercero a nivel mundial, según datos de Inexmoda.

OPORTUNIDADES PARA LAS FAJAS COLOMBIANAS

En la región MENA (Medio Oriente y Norte de África) hay oportunidades para este sector de la moda colombiana, pues países como Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Arabia Saudita aumentaron sus compras significativamente desde principios del 2021, registrando un crecimiento del 94,7%, 495,9% y 132%, respectivamente. Particularmente en Emiratos Árabes, y gracias a la participación del país en Expo Dubái, hay presencia de marcas colombianas como Forma tu cuerpo, la cual inauguró recientemente su compañía afiliada en el emirato y espera cerrar el 2022 habiendo llevado cerca de 10.000 prendas al país. Entre los destinos atractivos para la ropa de control se encuentran también Marruecos, República Dominicana y Chile.

Las oportunidades para las fajas colombianas están dadas no solamente en nuevos mercados con gran potencial, sino que, además, los destinos frecuentes en los que el producto está posicionado y es altamente requerido siguen siendo importantes. Por ejemplo, Estados Unidos se mantiene como el mayor comprador de ropa de control colombiana, siendo el destino del 62,19% de las exportaciones y contando con el aliciente de que algunas empresas del sector tienen distribuidores propios allí. De igual forma, países como México, Perú y Ecuador son mercados cercanos y en crecimiento, pues entre los tres registraron compras por cerca de US$6 millones en 2021, lo que supuso un aumento del 114%, y actualmente siguen sosteniendo su demanda.

De cara al futuro, las apuestas innovadoras en materia de sostenibilidad, nuevas tecnologías y transición de la formalidad a lo casual serán claves a la hora de competir en los mercados internacionales con apuestas efectistas y de bajo costo como, por ejemplo, la de los productores chinos. Los empresarios colombianos del sector tienen el desafío de lograr que el país siga siendo líder en la categoría a través de la innovación y que, por ende, siga conquistando nuevos mercados a nivel global.

Otros artículos de interés