Últimas noticias del sector

Encuentre e identifique aquí la actualidad de las noticias según el color de la etiqueta

Fecha de publicación del contenido

13 de Septiembre de 2011

Palabras del Presidente Juan Manuel Santos durante el desayuno de trabajo con inversionistas japoneses

Un saludo muy especial a todos y cada uno de ustedes. Mis agradecimientos por su asistencia a este desayuno y mis agradecimientos también por la organización de este evento a Proexport y a la señora Embajadora.

Quiero comenzar diciendo lo complacido que estoy de estar aquí con ustedes en este evento, donde vamos a tener la oportunidad de hablar, con más fluidez y con más franqueza, sobre la situación en Colombia y cualquier preocupación que ustedes tengan. Por eso estos eventos son mejores cuando hay un diálogo más que un monologo.

Sin embargo, quisiera tratar de darles un contexto de la situación que vive Colombia, que creo que es una situación muy positiva, y de cuál va a ser la visión y las políticas que nosotros queremos poner en marcha en el mediano y largo plazo, para darles a ustedes una idea y cierta tranquilidad en su toma de decisiones, para que Colombia se presente como un país atractivo.

Nosotros necesitamos la inversión extranjera. Queremos atraer cada vez más inversión extranjera, más tecnología. Ustedes entenderán, mejor que cualquiera, la importancia que esto tiene para cualquier país.

Quisiera reiterar inicialmente un poco la trayectoria de Colombia en materia económica. Colombia durante muchos años ha sido el país más estable en términos económicos de toda América Latina.

Un país sin mayores saltos y con una baja volatilidad en sus indicadores económicos. Pero eso tenía una falencia y era la tasa de crecimiento relativamente baja. Nosotros dentro de esa estabilidad teníamos tasa baja de crecimiento.

Una de las razones por la cual no teníamos una tasa más alta era y ha sido siempre el tema de la seguridad. Ese problema lo hemos venido resolviendo en los últimos años. No está resuelto del todo. Pero hemos avanzado lo suficiente para que a Colombia la vuelvan a mirar los inversionistas y el mundo en general con unos ojos más positivos, porque ese tema de seguridad nos había mantenido, en cierta forma, aislados del mundo durante muchos años. 
Una vez resuelto buena parte este tema, lo que se nos abre es una gran oportunidad para aprovechar una serie de recursos que Colombia tiene en todo sentido, donde estamos nosotros convencidos de que si aprovechamos bien esos recursos Colombia puede dar un gran salto en su desarrollo, un gran salto en su calidad de vida, y convertirse en un país realmente líder dentro la región latinoamericana.

Por eso nos hemos propuesto una serie de objetivos que consignamos en nuestro Plan de Desarrollo. El Plan de Desarrollo es una ley de la República. Objetivos ambiciosos en donde la parte social y la parte económica van de la mano. Y hemos puesto en marcha una serie de políticas públicas específicas para lograr esos objetivos.

El primer objetivo y el primer gran desafío para nosotros, es precisamente subir de nivel en materia de crecimiento económico. En lugar de tener un crecimiento como lo hemos tenido en los últimos 30 ó 40 años entre el 2 y el 3 por ciento, si acaso 3,5 por ciento, lo que nos hemos propuesto es elevar ese índice de crecimiento a por lo menos un 5 ó 5,5 por ciento, y si es posible un 6 por ciento, para que sea sostenible en el tiempo.

Porque solamente con un crecimiento de esa naturaleza, podemos lograr los otros objetivos que nos hemos puesto en materia social. Solamente con un crecimiento de esa naturaleza, podemos reducir la pobreza, podemos reducir la desigualdad.

En nuestro Plan de Desarrollo hemos diseñado una serie de políticas que parten de esa premisa de un crecimiento sostenible relativamente alto en el tiempo.

Cuando nos sentamos a examinar cómo podíamos lograr ese crecimiento, nos preguntamos cuáles podrían ser las fuentes que generarían el crecimiento. Hoy en día ustedes aquí en Japón lo saben mejor que nadie: uno tiene que identificar aquellos sectores que van a jalonar la economía y hacerla crecer.

Nos propusimos hacer un ejercicio muy sencillo y muy de sentido común, que fue identificar aquellos sectores donde nosotros estábamos rezagados, frente inclusive a países con nuestro mismo nivel de desarrollo. De ahí surgieron unos sectores que nosotros identificamos como las locomotoras del crecimiento, las fuentes del crecimiento, que nos iban a asegurar tener un crecimiento sostenible a largo plazo.

¿Cuáles han sido esas locomotoras que hemos identificado? La primera de ellas es la infraestructura, donde Colombia está rezagada por cualquier indicador que se le mida, en materia de autopistas por cada cien mil habitantes, el número de acceso de los colombianos a la banda ancha, nuestros puertos, nuestros aeropuertos. Por donde uno lo mire, estamos atrasados frente a otros países que tienen nuestro mismo nivel de desarrollo.

Entonces nos propusimos que esa sería una de las locomotoras, uno de los sectores donde necesitábamos más inversión, y ponernos a tono, por lo menos nivelarnos, con países con los cuales nos comparamos en nuestro nivel de desarrollo. Esa es una primera locomotora que hemos identificado.

Otro sector donde tenemos un gran rezago, que es algo común a casi todos los países del mundo, en el caso colombiano es un problema relativamente serio, es el déficit en el número de viviendas que hay disponibles para que las familias que se van formando puedan tener un hogar.

Hay un déficit alto de viviendas. Identificamos ese sector como un sector también muy importante para tratar de reducir ese déficit y construir por lo menos un millón de viviendas en estos cuatro años.

La vivienda en Colombia y en cualquier parte del mundo, ha sido un sector que dinamiza mucho la economía. El caso colombiano jalona 32 industrias. Entonces nos propusimos como meta construir un millón de viviendas en los cuatro años. Este primer año hemos cumplido las metas y vamos por buen camino en ese sentido.

Un tercer sector donde identificamos que había un gran rezago es todo lo que tiene que ver con el sector agropecuario, el campo colombiano, las zonas rurales colombianas. Ahí hay varios factores que nos indujeron a identificar el sector agropecuario como una locomotora.

Primero: Colombia es uno de los pocos países del mundo que tiene tierra suficiente para ampliar su frontera agrícola, y ampliarla en forma muy importante. Casi que podríamos duplicar el número de hectáreas que hoy están sembradas en Colombia, si ampliamos la frontera agrícola a unas zonas donde antes el Estado nunca había llegado, entre otras razones, por problemas de seguridad.

Resuelto el problema de seguridad, al poder volver a controlar ese territorio, ahora hay una gran oportunidad de conquistar esa área, que es el área que está al nororiente en Colombia, encima de la selva amazónica. Un área muy grande, muy extensa, en donde hay cerca de 11 millones de hectáreas. Y hemos identificado 4,3 millones que pueden ser cultivables. El resto las vamos a dejar como bosques, humedales. Pero hemos identificado 4,3 millones de hectáreas.

Eso, para darles una idea, nosotros tenemos en este momento 5 millones de hectáreas cultivadas en todo Colombia. O sea que prácticamente podemos duplicar el área cultivada.

Pero no solo eso, sino el área que en una proporción muy importante está utilizada en ganadería extensiva, que es tal vez la forma más ineficiente de utilizar la tierra. Ahí también estamos empeñados en hacer toda una política para mejorar la productividad de esta tierra.

Entonces el sector agropecuario es otra de las locomotoras que hemos identificado, de un gran potencial para dinamizar la economía.

Una cuarta locomotora que surgió, ya no por un déficit que teníamos sino por una realidad que estábamos viviendo, es el sector minero energético. Lo hemos identificado como una locomotora porque ya venía creciendo a tasas superiores al 12 – 13 por ciento.

Colombia tiene recursos mineros y recursos energéticos muy importantes. Hemos venido descubriendo más petróleo. Hay quienes dicen que Colombia no ha descubierto sino una mínima parte del petróleo que tiene, pero eso está por verse. Estamos en exploraciones.

Nos habíamos propuesto producir por lo menos un millón de barriles diarios en los cuatro años, y ya en este año estamos produciendo, según la última cifra, 953 mil. O sea que vamos a llegar a la cifra de la meta mucho antes de lo que nos habíamos propuesto, solamente en el sector petrolero, en la producción de petróleo.

Hay un potencial minero muy importante. Y queremos también usar este sector como un factor dinamizador de la economía, por la atracción que tiene y además por la inversión que ya está llegando de todas partes.

Nuestro gran desafío en este momento es precisamente no permitir que ese sector concentre demasiado la inversión en producción, para evitar lo que se llama la enfermedad holandesa. Por eso nos interesa también promover inversiones en producción en otras áreas diferentes a las bioenergéticas, sin que eso quiera decir que no le damos la bienvenida a las inversiones en ese sector.

Pero todos estos sectores, son sectores que tienen una vida limitada de tiempo. Si construimos todas las carreteras y todos los puertos y le damos acceso a banda ancha a todos los ciudadanos de Colombia, llega el momento donde ya el crecimiento de esos sectores deja de ser un crecimiento tan dinámico y tan jalonador de la economía. Y si construimos las casas que hay que construir, ya después el ritmo de crecimiento tampoco va ser el mismo.

Entonces ahí fue cuando nos propusimos la quinta locomotora, que es algo que aquí en Japón sí que son ustedes muy efectivos y eficientes en la utilización de esa locomotora, que es la innovación. Asumir la cultura de la innovación permanente, del mejoramiento continuo, como un factor de crecimiento económico.

Entre otras cosas, porque no solamente en Colombia sino en América Latina adolecen de una falla estructural en su economía, en sus economías en todos los países latinoamericanos, y es la bajísima productividad de la economía.

Todos los economistas, todos los analistas, han señalado a América Latina, comparada con el resto del mundo, como de muy baja productividad. Y ahí hay un potencial alto, precisamente porque si está baja la productividad, un pequeño esfuerzo, un cambio marginal, tiene unos efectos positivos muy importantes.

Entonces nos hemos propuesto también, como política pública, fomentar mucho la cultura de la innovación y estimular todo lo que tiene que ver con la ciencia, la tecnología y la investigación. Tanto es así, que hemos hecho una reforma constitucional para distribuir mejor las regalías que recibimos del petróleo, de las minas, de todo el sector minero y el sector petrolero.

De esas regalías, en la Constitución establecimos que el 10 por ciento de todas las regalías que produce el país, van a la ciencia, la tecnología y la innovación.

El gran reto ahora es ver cómo invertimos mejor esos recursos. Unas de las formas de invertir mejor esos recursos es buscar los socios que estén interesados en hacer también investigación con nosotros en el terreno. Y ahí meto la cucharada, por ejemplo, con las industrias farmacéuticas y en materia de medicinas, que están hoy aquí presentes.

Una de las áreas donde mucha gente dice que tenemos un gran potencial, y estoy convencido de que es así, es el área de la biotecnología. Porque Colombia es el país por kilómetro cuadrado más rico en biodiversidad del mundo entero. Tenemos una biodiversidad muy rica.

Y la biotecnología hoy está cambiando el mundo. La revolución de la biotecnología va ser mucho más profunda, dicen los expertos, que la revolución informática, que nos cambió la vida pero no tanto como nos las va a cambiar la biotecnología.

En este sentido, nosotros queremos ver cómo podemos, si somos el país más rico en biodiversidad por kilómetro cuadrado del planeta, cómo podemos aprovechar de ese fenómeno mundial nuestros recursos naturales, nuestra riqueza en materia de biodiversidad.

Entonces ahí hay un área muy interesante. Nos interesa enormemente atraer inversión en forma de investigación, en forma de establecimiento de laboratorios y establecer áreas estratégicas en ese frente.

Esas cinco locomotoras que hemos identificado ya están en marcha. Ya hay políticas públicas para cada una de esas locomotoras. Si hay tiempo, aquí está el Ministro de Transporte. Hay un seminario sobre la infraestructura y también sobre el sector minero y energético.

El sector de la construcción es muy sencillo. Simplemente estamos promoviendo la construcción de casas de vivienda, sobre todo de interés social. Eso va a generar un crecimiento muy importante y ya lo está generando. Ahí también se crea mucho empleo. Esos son como los motores que van a jalonar y que hemos descrito nosotros como los vagones que tienen que ver con la industria, el sector comercio. Los indicadores sobre el comportamiento de esos sectores: industrial, comercial, son muy positivos y han sido muy positivos. Pero ahí también tenemos que establecer un mejoramiento continuo para que ese dinamismo se mantenga.

Nosotros tenemos un gran desafío, y es formalizar una economía que es en su mayoría informal. Cerca del 56 por ciento de nuestra economía es informal. Ahí hay un potencial. Ese en un problema, pero al mismo tiempo es una gran oportunidad.

Ya hemos iniciado esa formalización a través de la bancarización del sector informal, con una política de mucha pedagogía, para hacerle ver a quien está en la informalidad que volviéndose formal, convirtiéndose en un actor formal de la economía, le va a ir mejor. Porque existe la creencia de que si se mantiene en la informalidad, que no paga impuestos, entonces le va mejor. Pero eso está comprobado que no es así. Ahí hay un gran potencial de crecimiento: en la simple formalización de la economía.

Hay otro gran potencial de crecimiento, que también es un problema serio que tenemos, pero que estamos resueltos a corregir, y son los índices de pobreza.

Colombia, infortunadamente, por diversas razones, es uno de los países de América Latina con el índice de pobreza más alto. Tenemos una pobreza por encima del 40 por ciento y una pobreza extrema por encima del 15 por ciento, del 16 por ciento. Ahí estamos concentrados en corregir esos índices y reducir de forma muy importante.

Eso, nuevamente, como sucede con la informalidad, se convierte de un problema en una gran oportunidad, porque cada pobre que sale de la pobreza es un consumidor. Muchas empresas de consumo masivo ya están viendo esa oportunidad y se están estableciendo en Colombia. Porque ven que si podemos crecer a tasas altas y sacar a la gente de la pobreza, ahí hay un mercado muy importante para crecer. Entonces ahí hay también una gran oportunidad.

Nosotros estamos también buscando que Colombia se convierta en un centro de producción también para exportar. Nuestra localización geográfica es privilegiada. Tenemos dos mares: el Mar Caribe y el Mar Pacífico. Estamos en el norte de Suramérica, pero al mismo tiempo tenemos acceso a todas las islas del Caribe. Cada una por sí sola es un mercado muy pequeño, pero juntos es un mercado interesante. Tenemos a Centroamérica. Y por supuesto, estamos a dos horas de avión de Estados Unidos, con quien esperamos tener un Tratado de Libre Comercio antes de finalizar el año.

Estamos también en el proceso de aprobar un Tratado de Libre Comercio con Europa. Ya se aprobó. Falta simplemente la aprobación formal por parte del Congreso. O sea, ya se firmó el tratado.

Alguien me preguntaba sobre el Tratado de Libre Comercio con Corea, eso va marchando, todavía no se ha finiquitado. Espero ahora en mi visita, mañana voy a Corea, empujar ese tratado. Esperaría que, dependiendo de la reacción del Gobierno coreano, en los próximos meses, antes de finalizar el año, veremos si se puede terminar de negociar. Es un tratado complejo pero importante.

Y aspiraría, tuve una gran noticia que recibimos ayer por parte del Primer Ministro de Japón, que el acuerdo de cooperación económica con Japón, después de haber firmado el de la protección a la inversión, que podamos iniciar los estudios y ojalá iniciar la negociación lo más pronto posible.

Eso va a colocar a Colombia en un posicionamiento muy importante para atraer inversión y para también exportar desde Colombia.

Dentro de la región latinoamericana hay una nueva iniciativa que creo que va a tener mucha importancia, que es la iniciativa de la Alianza del Pacífico que hicimos con México, Perú, Chile y Colombia.

Coincidencialmente, México, Perú y Chile tienen ya acuerdo con Japón. Y con nosotros, si firmamos uno rápidamente, seremos los únicos cuatro países de América Latina que tienen acuerdo con Japón.

Le decía ayer al Primer Ministro que por qué no promovíamos una reunión, inicialmente a nivel ministerial, entre Japón con los cuatro países, para ver cómo podemos generar sinergias. Estos cuatro países son más grandes que Brasil en su mercado. No es que estemos en contra de Brasil ni mucho menos, sino en orden de magnitudes, para que ustedes tengan una idea de lo interesante que pueden ser estos cuatro países juntos como mercado.

Estamos profundizando la integración entre nosotros. O sea que en cualquier dirección que se establezca para producir, en el caso colombiano estamos en la mitad de todos. Entonces podríamos ser como el pivote de ese proceso. Colombia va por buen camino.

Finalmente lo que quiero resaltar también es que hoy en el mundo –lo viven aquí en Japón, lo viven en Estados Unidos, lo viven en Europa, muchos países latinoamericanos, muchos países asiáticos–, los problemas económicos son más políticos, por falta de gobernabilidad, por polarización política, que impiden las decisiones correctas.

Por fortuna en Colombia en este momento lo que hemos demostrado es que tenemos una gran gobernabilidad, una democracia actuante, una democracia respetuosa de la ley, una democracia respetuosa de las reglas de juego. Creo que para los inversionistas eso es muy importante.

Nosotros hemos sido un país que durante 200 años, nuestra obsesión es el Estado de Derecho, cumplir con la ley, cumplir con los contratos. Por eso hemos sido el único país de toda América Latina que nunca ha renegociado su deuda externa. Eso debe dar una indicación de lo que queremos nosotros del futuro, de un país predecible donde el inversionista se sienta en casa.

A nosotros nos conviene que a los inversionistas extranjeros les vaya bien. Porque si les va bien, a nosotros también nos va bien. Esa es nuestra actitud. Esa es nuestra forma de darle la bienvenida a la inversión extranjera. Por eso la inversión japonesa sí que nos interesa, por lo que ustedes representan y por lo que ustedes tienen como activos durante tantos años de éxitos en su desarrollo económico”.

El mango de azúcar colombiano está conquistando el mercado global

Conozca las oportunidades de exportar mango de azúcar: un bien de origen colombiano con gran demanda en el mercado internacional, gracias a su exquisito sabor.

10/09/2023 - 08:33 Leer

Estos son los principales socios comerciales de Colombia en América Latina

La unión entre países latinoamericanos no es solo una cuestión de idioma o de cultura.

10/04/2023 - 13:27 Leer

Destinos prometedores para la comida vegana colombiana

El planeta está viviendo un boom de la comida vegana, reflejo de las adaptaciones de la industria alimentaria que obedecen a las nuevas tendencias de consumo consciente.

10/02/2023 - 15:50 Leer

Gulupa: la fruta exótica con la que Colombia se destaca en el mercado global

Exporte gulupa, una de las principales frutas exóticas colombianas dentro de la canasta exportadora del país y con gran demanda en el mercado global.

09/25/2023 - 23:02 Leer

Exporte envases y empaques desde Colombia

El avance de la industria colombiana ha abierto las puertas de diversos mercados alrededor del mundo a los bienes nacionales.

09/14/2023 - 16:47 Leer

Colombian fashion: an industry that shows the country’s talent to the world

Acquire Colombian fashion industry garments, a sector in which the country has positioned itself as a regional leader because of its quality and materials.

09/12/2023 - 18:04 Leer